martes, 7 de octubre de 2014

Amanita caesarea

Últimamente he hablado tanto de esta seta que creo que le debo una entrada.

Amanita caesarea es el nombre científico de una seta llamada yema en la zona de Cádiz - Málaga, Tana en la Sierra de Huelva, huevos de rey entre Cáceres y Salamanca u Oronja entre Ávila y Madrid. Yo he podido recopilar estos nombres, aunque por ahí haya leído otros.

Esta seta, considerada una autentica exquisitez en los mejores restaurantes del mundo, esta apareciendo este otoño de forma muy abundante, como nunca antes había visto.

Mario desenterrando un huevo ya abierto, con dos yemas completamente abiertas en primer plano

























Y Mario junto a otro corro totalmente expuesto en una zona carente de vegetacion y materia en descomposición.


 
 
 
























De modo que este otoño, los amantes de las setas estamos en enhorabuena. Este año se sucedieron las tormentas esporádicas en agosto y septiembre, que sumándolo a las buenas temperaturas, dan unas condiciones optimas para la aparición de esta apreciada especie.

Detalle de dos A. caesarea abriendo


















Y de el ejemplar mas desarrollado

















La aparición de esta especie esta ligada a terrenos siliceos y bosques de fagáceas, especialmente castaños, alcornoques, melojos y encinas. Hay una serie de zonas tradicionales en España, donde cada año se busca y se recoge caesareas, como Los Alcornocales, Sierra de Aracena, Sierra de Gata-Peña de Francia o toda la falda sur del Sistema Central.

Habitat típico en el sistema central. Una garganta con Castaños y robles


















En los últimos años hemos vivido un autentico boom micológico, con infinidad de jornadas micológicas en pueblos de toda España, miles de restaurantes sirviendo setas a diestro y a siniestro y un gran numero de personas en el campo dedicándose a la recolecta.

Una de las curiosidades de este boom es que la caesarea, a pesar de ser la reina de las setas ( Aunque algunos digan que es el perretxico (Calocybe gambosa), no ha sufrido especialmente las consecuencias de esa recolección masiva, como ocurre con los nicalos o níscalos (Lactarius deliciosus) o los Boletos (Boletus aereus, Boletus edulis, Boletus pinophilus)

Aun no se entiende muy bien este fenómeno, así que habrá que esperar. Y el tiempo dirá.

Un saludo,

2 comentarios:

Alfonso Rodrigo dijo...

El pasado sábado recogimos 3,5 kg de esta maravilla en el Oeste zamorano...

Carlos Naza dijo...

Que ricasssss!!
Va a ser un gran otoño!